dimarts, 12 de març de 2019

WALDEN XXI Article del Punt-Avui

Volen convertir un hotel a Sant Feliu en pisos per a gent gran

 Un grup de sèniors busca més socis per sufragar la compra i la reforma de l’immoble com a cooperativa de cohabitatge

 Hi faran uns 30 pisos amb espais i serveis comuns

La fórmula del coha­bi­tatge (cohou­sing en anglès) tira enda­vant de manera tímida però deci­dida a les comar­ques giro­ni­nes. Con­sis­teix a avançar una quota d’entrada pel dret d’ús d’un habi­tatge, reem­bor­sa­ble o here­ta­ble, i el paga­ment poste­rior d’un llo­guer men­sual amb caràcter inde­fi­nit. El pri­mer pro­jecte, amb la par­ti­ci­pació de l’Ajun­ta­ment de Calonge, ja està en marxa i s’adreça a joves. Però se n’està for­jant un altre, en aquest cas adreçat a gent gran, ano­me­nat Wal­den XXI, a Sant Feliu de Guíxols. Un grup impul­sor, que ja aplega setze per­so­nes, s’està bellu­gant per divul­gar-lo i atraure nous socis, sota el parai­gua de la coo­pe­ra­tiva social bar­ce­lo­nina Sos­tre Cívic, per mate­ri­a­lit­zar-lo a par­tir de l’edi­fici d’un hotel antic. La idea és con­ser­var-ne l’estruc­tura i les façanes, però redis­tri­buir l’inte­rior en una tren­tena de pisos d’entre 50 i 72 metres qua­drats, per a pare­lles o bé per a sèniors que vul­guin viure sols, però en con­vivència amb la resta de la comu­ni­tat.
Un dels mem­bres d’aquest “grup lla­vor”, com ell mateix l’ano­mena, és el peri­o­dista i acti­vista lla­gos­te­renc Josep Maria Ricart, que des­taca que tenen empa­rau­lada l’adqui­sició de l’hotel, però no en vol reve­lar encara el nom fins que no hagin for­ma­lit­zat el pre­a­cord de com­pra­venda amb els pro­pi­e­ta­ris. Fa anys que hi tre­ba­llen, en unes nego­ci­a­ci­ons en què fins i tot han fet copartícip el govern gui­xo­lenc. Fa tot just un mes, el ple va donar llum verd a una modi­fi­cació del pla­ne­ja­ment perquè el 25% extra de sos­tre edi­fi­ca­ble als hotels de nova pro­moció es fes també exten­siu a habi­tatge social o pro­te­git que apro­fités la recon­versió d’antics hotels. És el cas del pro­jecte muni­ci­pal d’habi­tat­ges per a emergències soci­als a l’hotel Medi­ter­rani, d’una banda, i també del pro­jecte Wal­den XXI.
Triar bons veïns
Al marge de l’adqui­sició de l’immo­ble, encar­ri­lada, ara Ricart explica que el repte és “for­mar la nova comu­ni­tat de zero”, entre per­so­nes que en bona part no es conei­xen entre si. El dia 8 ja van cele­brar una pri­mera tro­bada, a Bar­ce­lona, per bus­car més coo­pe­ra­ti­vis­tes. És doble­ment com­pli­cat, perquè, a més d’una per­sona o una pare­lla que com­par­teixi el pro­jecte i dis­posi dels diners en dipòsit per entrar-hi –la suma dependrà del pres­su­post de l’ope­ració i la reforma–, és reco­ma­na­ble que es creï un bon clima amb la resta del grup.
L’altra gran con­dició és el ven­tall d’edat per adhe­rir-s’hi. “Entre 50 i 70 anys”, perquè comp­ten que encara tri­ga­ran entre dos i tres anys a fer rea­li­tat el com­plex. Entre­mig, pas­sa­ran hores ana­lit­zant plànols i defi­nint el destí dels espais comuns, com les cui­nes, la buga­de­ria i les sales poli­va­lents per a ser­veis com­ple­men­ta­ris com ara ioga, fisi­o­teràpia, pedi­cura i acti­vi­tats rela­ci­o­nals, per citar-ne alguns exem­ples. També defi­ni­ran el regla­ment d’ús i accés i les quo­tes men­su­als que per­me­tran eixu­gar el préstec hipo­te­cari per a la reforma, que volen subs­criure amb alguna enti­tat de banca ètica.
No serà una residència
Ricart, però, deixa clar que no volen repli­car el con­cepte de residència, “on un entra sense conèixer ningú” i amb un pano­rama que evoca el final de la vida i t’hi aboca. Apos­ten més per un enve­lli­ment social i actiu, en con­tacte amb altres enti­tats del muni­cipi i apro­fi­tant-ne els ser­veis, com ara la bibli­o­teca, el CAP i la pis­cina gimnàs de la Cor­xera. I l’han ubi­cat a Sant Feliu per les bones comu­ni­ca­ci­ons viàries –en cotxe o bus regu­lar– amb Girona i Bar­ce­lona, a banda d’estar a la vora del mar, amb un clima suau a l’hivern i amb un entorn natu­ral que abasta l’Arde­nya i les Gavar­res.

dimarts, 12 de febrer de 2019

NOUS PROJECTES


Casa dels mestres amb Sostre Civic, SOMHABITAT i ZAGA



Casa prefabricada a ULTRAMORT amb ZAGA


divendres, 31 d’agost de 2018

REFUGI DE TOVES PER A RATPENATS

Biodiversitat a Les Salines, Maçanet de Cabrenys


Obra de tovots de fang al santuari de Les Salines. Es tracta d’un refugi per a nidificació de ratpenats.
La ubicació és en un lloc naturalment preciós, amb l’inconvenient tècnic que no pot arribar maquinària pesada fins a l’emplaçament mateix.
Per això el promotor, es el Consorci Salines Bassegoda i l’empresa Rocamare http://www.rocamare.com/ el constructor amb l’Oriol Balliu al cap davant de l’obra.


Les parets son de tova o tovot fets a ma.

Fonamentació ciclopi de pedres del lloc, aferrades amb morter de calç.

Bancada de totxo ceràmic perforat.

Parets de tova.




Revestiment de morter de calç i argila


Coberta de fusta, amb aïllament de suro i teules de fusta.

dijous, 10 de maig de 2018

BiciHup


Comparteixo amb vosaltres aquest vídeo de Barcelona.cat dedicat al foment territorial de l'Economia Social i Solidària a l'Eix Pere IV #CanviemElMónACoopDePedal


He pogut treballar en la rehabilitacio integral de l'edifici Can Pico. Per una cooperativa amb mes de 30 anys d'experiencia com Biciclot, un projecte de SomHabitat i una empresa constructora que es també una cooperativa com COECOO.

dijous, 22 de març de 2018

Espai Mas Marroch


Video que han fet Aerial 51 produccions, encarregat per Mas Marroch de l'obra en la que ja fa uns quants anys vaig poder treballar. Amb Bangolo i Max Madera entre altres.

dilluns, 15 de gener de 2018

Dibujar para no pensar

Trazar garabatos es algo natural para los niños. Retomar ese sencillo acto como adultos abre un excelente camino para la meditación

La adoración de los magos, de Leonardo Da Vinci. rn
La adoración de los magos, de Leonardo Da Vinci. ART MEDIA / PRINT COLLECTOR (GETTY )
Como personas modernas de sociedades industrializadas y altamente tecnológicas no existe duda de que nuestra mente está expuesta a la hiperactividad: salta de una cosa a otra, estimulada de forma constante (incluso sobreestimulada) por una lluvia torrencial formada por los medios de comunicación, las redes sociales, la televisión, Internet, el tráfico, aglomeraciones, el trabajo y las activas vidas sociales y familiares.

 

La verdad es que para la mayoría, a no ser que hagamos un esfuerzo extra, hay muy pocos momentos de silencio, tranquilidad o paz en el día a día. Es más difícil que nunca encontrar un espacio en el que calmar y acallar la mente, para ser sin más; y, sin embargo, quizá tengamos más necesidad de lograrlo que en ningún otro momento anterior de la historia.
Mihály Csíkszentmihályi, un catedrático húngaro de Psicología conocido por sus trabajos sobre la creatividad y la felicidad, propuso por primera vez la idea del fluir (que a veces se llama zona) hace más de 20 años, y lleva mucho tiempo investigándolo y escribiendo sobre ello. Pero el concepto de Csíkszentmihályi de ser uno (estar completamente absorto en una actividad) es algo que los artistas y quienes practican la meditación conocen desde hace muchos cientos e incluso miles de años. Y la atención plena en el dibujo ha sido la actividad meditativa que a mí personalmente me permite acceder a este estado de la manera más fácil. Cuando estoy en ese fluir no habito ya mi mente que piensa; de hecho, en gran medida pierdo mi sentido del yo. Me descubro, en cambio, abriéndome a la sencillez de solo ser, de solo dibujar.
¿Qué es lo que pasa cuando dibujamos? ¿Y cómo y por qué tiene el sencillo acto de dibujar tanto impacto sobre nosotros? Durante mucho tiempo no obtuve respuestas, ni tampoco las busqué especialmente. Me satisfacía tan solo ser creativa y disfrutar de dejar trazos sobre el papel; pero en la veintena, tras varios años dibujando, e incluso después de trabajar un breve periodo de tiempo como ilustradora, descubrí la meditación y el mindfulness, y poco a poco lo que había sido un misterio se fue aclarando.
Nuestra mente está expuesta a la hiperactividad. Quizá tengamos más necesidad que nunca de encontrar un espacio en el que calmarla
Lo que descubrí fue que la práctica de la meditación con atención plena evocaba en mí las mismas respuestas que dibujar. El estado mental en el que entraba durante la meditación no difería en nada, desde un punto de vista cualitativo, del estado en el que me encontraba cuando estaba absorta en el dibujo.
La práctica de la atención plena y de la meditación, como muchas otras tradiciones meditativas, proporciona a los meditadores un punto de atención donde concentrar la mente. En la práctica de atención plena este centro lo suelen constituir las sensaciones corporales y el movimiento de la respiración que fluye hacia dentro y hacia fuera. En otras tradiciones meditativas tal vez usen un mantra, la llama de una vela o una imagen. Lo que hacen todos estos puntos de atención es darle a nuestra atareada mente pensante algo sobre lo que posarse, un espacio que habitar, algo a lo que volver cuando el flujo de pensamientos, recuerdos, fantasías, asuntos del futuro o del pasado, emociones, atracciones, aversiones o deseos amenace con llevarnos lejos del aquí y el ahora.
Ser creativo y dibujar es algo que nos resulta natural a todos. Sin condicionamientos ni instrucciones, en cuanto somos capaces de sostener una cera, empezamos a explorar el trazar líneas, queremos expresarnos y disfrutar del acto de dibujar. No hay ni que pensárselo. El problema aparece cuando interviene la mente que piensa.

En el budismo zen existe un término, shoshin, que se traduce como “mente de principiante”. Cuando practicamos esta mente de principiante vivimos siempre la experiencia como si fuera la primera vez. Cuando dibujamos con mente de principiante podemos permitir que el proceso de dibujo sea nuestro amigo, nuestra guía, nuestro compañero de juegos. Cuando dibujamos con mente de principiante no tenemos la expectativa de ser competentes, de ser un Miguel Ángel o un Leonardo da Vinci; no somos más que principiantes; solo estamos dibujando. La mente de principiante nos permite centrarnos en el proceso de dibujar y dejar de preocuparnos por el resultado final. Cuando digo “resultado” me refiero a algo terminado. Me refiero a esos dibujos que se supone que han de compararse favorablemente con otros que hayamos hecho, o que cualquiera que haya en la sala haya hecho, o incluso que cualquier persona del mundo haya hecho nunca. El resultado: ¿quién lo necesita? Cuánta presión del todo innecesaria y absolutamente falta de alegría.
Los pensamientos no son más que hábitos. Los pensamientos habituales crean caminos neuronales en el cerebro. Los pensamientos que pensamos con frecuencia son como grandes autopistas. Si tienes un crítico interior fuerte, los pensamientos asociados con él recorren esos caminos de tu cerebro a toda velocidad, como si fueran autovías de cuatro carriles. Pero, gracias a algo que los científicos llaman neuroplasticidad, podemos, de forma literal, cambiar de ideas.
Cuando estamos dibujando con atención plena, nos estamos encontrando con el mundo de una forma que resulta muy íntima
Si nuestra práctica se extiende en el tiempo, la atención plena nos permitirá interrumpir el flujo habitual de pensamientos negativos de tal forma que vayamos abandonando poco a poco esas autopistas mentales hasta que, por el poco uso, se degraden, se vayan convirtiendo en senderos campestres llenos de maleza de un solo carril y finalmente, esperemos, en pleno campo. Y si mientras todo esto ocurre, mientras permitimos que esos pensamientos críticos se disuelvan hasta la nada, seguimos dibujando, estaremos desarrollando nuevas habilidades, permitiéndonos a nosotros mismos descubrir que en realidad dibujar está bien, y que está bien tener atención plena y conectar de esta manera. Cambiaremos.
En su hermoso libro La magia de los sentidos, el filósofo y fenomenólogo David Abram escribe sobre la reciprocidad como algo del cuerpo, de la mano y del ojo, y no solo del cerebro. “Mi mano”, escribe, “es capaz de tocar cosas solo porque mi mano es en sí misma una cosa tocable. De manera parecida, los ojos, con los que veo las cosas, son en sí mismos visibles”.
Dibujar para no pensar
Cuando estamos dibujando y viendo con atención plena, pues, nos estamos encontrando con el mundo de una forma íntima que tal vez nunca experimentemos en ningún otro sitio, o de la misma manera. La conexión que formamos con lo que estamos viendo, lo que estamos dibujando y dónde lo estamos dibujando va más allá de lo intelectual, más allá de las palabras y el lenguaje, o incluso de las marcas. Va más allá incluso de la mente pensante. Es la relación de dos cuerpos en el espacio, una relación intuitiva del espíritu, en la que empezamos a percibir la naturaleza de las cosas, su mismidad, su ser. Y cuando esto ocurre podemos, sencillamente, ser con ellas en nuestra propia finitud.
Wendy Ann Greenhalgh es escritora, artista y profesora de meditación. Este extracto está tomado de ‘La meditación y el arte de dibujar’, que será publicado por la editorial Siruela el 15 de enero.
Traducción de Eva Cruz García.

Article d'EL PAIS

diumenge, 12 de novembre de 2017

Barcelona pone a rodar su nuevo ‘paraíso’ de la bicicleta

  • La cooperativa Biciclot inicia su actividad en la recién remodelada nave industrial Can Picó en la calle Pere IV



Ya es una realidad. El hub de la bicicleta de Barcelona ha empezado a dar sus primeros golpes de pedal en la antigua nave industrial protegida de Can Picó, en el Poblenou. Tras una intensa y profunda rehabilitación del edificio, la veterana cooperativa Biciclot, la encargada de gestionar este espacio, ha estrenado el nuevo lugar.
“El traslado está hecho. Solo faltan unos detalles y unos acabados, pero ya hemos iniciado los cursos formativos. Hemos cerrado un ciclo muy largo de 30 años y ahora abrimos uno nuevo”, detalla Pere Serrasolses, uno de los fundadores y socios de Biciclot, cooperativa que este año cumple tres décadas de vida.

Edificio de la antigua nave industrial que alberga la cooperativa Biciclot en el Poblenou
Edificio de la antigua nave industrial que alberga la cooperativa Biciclot en el Poblenou (Edu Tabueña (Biciclot))
La inauguración oficial será el domingo 26 de noviembre, pero desde hace unos días está en marcha un curso auxiliar de inserción laboral especializado en mantenimiento y reparación de bicicletas al que asisten 15 personas en paro. “Es un curso teórico-práctico y es el primero que hacemos en la nueva sede con Barcelona Activa y en colaboración con la cooperativa Barabara Educació”, destaca Serrasolses. Además de esta formación, también han empezado las primeras formaciones de reutilización de bicicletas en el espacio Rebiciclem.
¿Cómo será el hub de la bicicleta?
En la planta baja de la remodelada Can Picó está el taller de autorreparación, una tienda y la recepción. Encima, hay un altillo con aulas de formación, la zona de administración y una sala de reuniones.
El siguiente paso será la adecuación del edificio contiguo que estará conectado con el actual a través de un vestíbulo. Aquí se “desplegará totalmente” el Bicihub y los responsables esperan que esté en pleno rendimiento a partir de verano. En este espacio, todavía pendiente de rehabilitarse, en la parte subterránea habrá un auditorio con una capacidad para una cincuentena de personas para realizar “convenciones, trabajos y diferentes actos más multitudinarios”.

Últimos retoques en la zona de administración de la nueva sede de Biciclot antes de su inauguración
Últimos retoques en la zona de administración de la nueva sede de Biciclot antes de su inauguración (Edu Tabueña (Biciclot))
En la planta baja se ubicará el observatorio de la bicicleta, un “punto de encuentro de entidades, empresas y administraciones donde se recopilará toda aquella información relacionada con el mundo de la bicicleta y la movilidad sostenible”, comenta el miembro de Biciclot.
Pero uno de los espacios más destacados estará en el piso de arriba donde se instalará el Bicihub, un espacio de coworking social destinado a entidades, cooperativas y personas relacionados con el mundo de la bicicleta. “Aunque el Bicihub se desplegará totalmente a partir de julio ya ha empezado a funcionar, estamos creando sinergias y contactando con entidades que quieren acercarse y proponer actividades”, señala Serrasolses, que todavía no avanza los futuros inquilinos, pero una de ellos podría ser la cooperativa Barabara Educació, que ya colaboraba con la Biciclot en cursos ocupacionales.
Se habilitará un espacio de ‘coworking’ social para entidades y cooperativas
“De este futuro espacio se aprovechará tanto profesionales como no, será un punto de referencia y muy transversal en temas formativos, educativos, tecnológicos y de innovación que pretende dar servicio en el día a día a los usuarios de la bicicleta, entidades y escuelas”, afirma el socio de la cooperativa ciclista. Can Picó también quiere “abrirse al barrio” y “formar parte activamente” en el nuevo eje Pere IV, añade.
En total, entre los dos edificios, habrá unos 1.100 metros cuadrados dedicados a esta iniciativa, que ha tomado como referencias internacionales otras experiencias similares basadas en la economía social en Bristol (Inglaterra) y en Montreal (Canadá).
Simbólica plaza de la bicicleta
Para dar la bienvenida a la nueva etapa los responsables han programado distintas actividades el domingo 26 de noviembre. El día arrancará con la despedida del antiguo local en la Verneda con la lectura de un manifiesto a las 10 de la mañana. A continuación se colocará una placa de mármol conmemorativa con el nombre de plaza de la bicicleta donde estuvo el primer local, en la calle Sant Joan de Malta.
Este gesto es simbólico y reivindicativo ya que la plaza acabará desapareciendo cuando se acabe de abrir la calle Concili de Trento.“Lo hacemos de forma simbólica, pero ojalá que algún día Barcelona tenga una plaza de la bicicleta, nosotros haremos la propuesta al Distrito de Sant Martí para que en un futuro exista un lugar con esta denominación”, avanza Serrasolses.

Imagen de archivo de Pere Serrasolses reparando una bicicleta
Imagen de archivo de Pere Serrasolses reparando una bicicleta (David Airob)
Otro momento especial será cuando se descuelgue la vieja bicicleta que está en la entrada de la antigua sede y a través de una ruta en bicicleta se trasladará hasta Can Picó para colocarla en la fachada. A las 12:00 se realizará el acto oficial de inauguración con representantes políticos del Ayuntamiento y entidades.
Además de poder visitar las nuevas instalaciones, habrá distintos actos durante todo el día, como un circuito infantil en bici, una exposición fotográfica, una paella popular, un castillo de fuegos artificiales desde la azotea y actuaciones musicales.
Fuerte inversión
El Ayuntamiento de Barcelona cedió en 2015 durante 30 años el edificio de Can Picó a la cooperativa con prórrogas de 10 años y las obras de rehabilitación empezaron a mediados del 2016. Unas obras que han tenido “muchos imprevistos, sobre todo administrativos al ser un edificio protegido”, recuerda con resignación Serrasolses, lo que ha hecho retrasar el calendario de la puesta en marcha del proyecto.
El impulso municipal en cuanto a la financiación ha sido clave. En la primera fase se han destinado 500.000 euros, de los cuales 200.000 procedían de una subvención del Ayuntamiento, otros 185.000 aportados por la cooperativa y otros 115.000 obtenidos a través de un crédito Coop57, cooperativa de servicios financieros.

Uno de los cursos formativos de Biciclot en Can Picó
Uno de los cursos formativos de Biciclot en Can Picó (Edu Tabueña (Biciclot))
En la segunda fase, la prevista que se acabe en julio con el despliegue del Bicihub y la adecuación del edificio contiguo de la naves, se contempla otra inversión de 600.000 euros durante el periodo 2017-2019 en el marco del plan municipal de impulso de economía solidaria y social, de los que 60.000 euros, serán aportados por Biciclot. Lo último que quedará pendiente será la reforma de la fachada exterior.
De nave industrial a centro ciclístico
La antigua nave industrial Can Picó se ubica en la calle Pere IV, número 58, y está catalogada como Bien de Interés Urbanístico (Nivel C). Este edificio se levantó a principios del siglo XX por encargo del industrial Miquel Picó, que lo utilizó como despacho y almacén para distintos materiales como carbón o tierras refractarias.
En un anterior artículo, Ferran Aguiló, miembro de la cooperativa Biciclot, recordaba que en entonces se utilizaban carros con caballos para transportar la mercancía.”El edificio también disponía de una serie de accesos desde donde se podía tirar hacia dentro los áridos para luego venderlos más al detalle”, aseguraba Aguiló.
A partir de los años 80 la nave cambió de usos y albergó la empresa de transportes de distribución de mercancías ‘Comarcas Catalanas SA’. Desde hace unos años el edificio estaba en desuso y ahora se ha vuelto a llenar de vida transformándose en un nuevo ‘paraíso’ de la bicicleta.
Biciclot inaugurará oficialmente la nueva sede el domingo 26 de noviembre